lunes, 15 de marzo de 2010

Inolvidablemente ahora



Creía que si no pensaba en ella podría olvidarla fácilmente. Pero no: me sale por todos lados.
Comenzó como una simple exhalación. Salió un poco tibia al principio y me fue envolviendo. Y eso que yo no pensaba en ella ni aún cuando la extrañaba.
Siguió saliendo en libros y en periódicos. Era su nombre en anuncios de moda, en resultados de fútbol y hasta en los colofones de las ediciones más recónditas.
En la tele me apareció una sola vez, pero fue en una película de amor de tres horas de duración. Para cuando su voz emergió por la radio, yo ya estaba tan acostumbrado que no me sorprendió.
Ahora se me aparece en éste mismo papel, blanca y desnuda. Pero ya aprendí: la tapo con todas las letras que pueda.
Lo que aún no sé es si la escondo o si la abrigo.

6 comentarios:

Coni Salgado dijo...

Una belleza de texto, muy emocionante
te merecés lo mejor

Claudio S. dijo...

¡Gracias Coni! Espero que vos y todas tus cosas estén bien.

Sebastian Barrasa (El Zaiper) dijo...

Publicado (con otros textos de Claudio) en el excelentísimo libro

Amores Humores Horrores

Imperdible!

**VaNe** dijo...

Brillantemente tierno

Anónimo dijo...

I cannot forget you either

Lalu dijo...

O amor que tu me tinhas Era pouco e se acabou...